Todo lo que necesitas saber sobre los imanes para biomagnetismo
4.45 (89.09%) 11 votes


El biomagnetismo es conocido como una terapia que se realiza con la utilización de imanes en el cuerpo. Sin embargo, muchas personas tienen dudas acerca de cuáles son los imanes para biomagnetismo. Por ello, hemos elaborado una pequeña guía que te enseñará acerca de qué imán usar y dónde podrás conseguirlos a buen precio.

Todo sobre los imanes para biomagnetismo

El alemán Karl Friedrich Gauss, un reconocido físico-matemático, aplicó sus conocimientos en los campos magnéticos a finales siglo XVIII; por lo que la unidad Gauss fue nombrada en su honor y su función es determinar la densidad de flujo o inducción magnética. Éste flujo básicamente es la cantidad que un imán o cuerpo magnetizado ejerce, la cual se va perdiendo a medida que se alarga la distancia. Según el propio Dr. Goiz, la cantidad mínima de Gauss que puede tener un imán para biomagnetismo es de 1000 G.

  • Un imán pequeño tiene mayor concentración de gauss, ya que en los de mayor tamaño se suele dispersar el campo magnético.
  • Los imanes más anchos contienen una mayor cantidad de gauss.
  • Un imán tendrá mayor o menor gauss dependiendo del material del que esté hecho; así como también la calidad del mismo y el grado que tenga de magnetización. Por esa razón existen imanes de ferrita y neodimio; ambos utilizados en el biomagnetismo dependiendo del uso que se le quiera dar en la terapia.

¿Cómo saber cuántos gauss tienen los imanes de biomagnetismo?

Si estás pensando en comprar imanes para biomagnetismo, es importante saber de cuántos gauss son; ya que normalmente se toma en cuenta éste aspecto para saber cuál aplicar según las necesidades de cada paciente.

Los imanes tienen dos tipos de gauss, el interno y el externo. El primero no se puede saber a menos que lo indique el fabricante o se calcule la medida externa; mientras que el segundo se puede conocer con la utilización de un gausímetro.

  • Algunos fabricantes no indican la cantidad de gauss internos que tiene un imán, al igual que las páginas web. Por eso deberás comprar en lugares con reconocimiento como Amazon o Ebay, por ejemplo.
  • Si tienes a la mano un gausímetro, deberás medir los gauss externos y multiplicarlo por 3,95 para saber un aproximado del gauss interno de un imán. Cabe destacar que si el resultado supera los 12,8 mil gauss, no es un resultado confiable; porque ese es el máximo que puede tener un imán de neodimio.
  • Es muy difícil saber a ciencia cierta cuántos gauss tiene un imán, pero se puede trabajar con valores aproximados.

¿Cuál es el mínimo de gauss que debe tener un imán para biomagnetismo según el material?

  • Si utilizarás un imán de ferrita para el biomagnetismo, éste deberá tener un mínimo de 990 gauss externos; ya que la fuerza interna rondará aproximadamente los 4000 gauss.
  • En caso de elegir imanes de neodimio para la terapia biomagnética, entonces no te preocupes, porque la mayoría de ellos sobrepasan el mínimo necesario para ser utilizados.

No existen imanes magnetizados naturalmente con más de 6500 gauss, ya que a ésta medida sólo se le puede llegar electrificando el imán; lo cual sería radioactivo y peligroso para los pacientes. Por ese motivo, no deberás confiar en las páginas que ofrecen imanes con miles de gauss (como 10.000 o 20.000) para ser usados en la terapia biomagnética.

¿Cuántos gauss se necesitan según a donde se quiera llegar?

  • Si necesitas un imán que pueda penetrar de 2,54 a 7,62 centímetros, entonces deberás usar uno que tenga al menos 990 gauss exterior.
  • Para llegar un poco más lejos, de 7,62 centímetros a 15,24; tendrás que utilizar un imán de al menos 3000 gauss externos.

Es importante señalar que los imanes para biomagnetismo no son aplicados la misma cantidad de tiempo en las diferentes zonas del cuerpo. Por ejemplo, los que son usados en las extremidades o tronco durante 15 minutos, para lugares como la cara o el corazón debe mantenerse por menor tiempo.

¿Cómo elegir los imanes para biomagnetismo?

Además de los gauss o flujo magnético de un imán y todo lo que mencionamos anteriormente, también se deben considerar otros aspectos como el material del que está hecho, el diámetro, grosor y grado de magnetización.

  • En el biomagnetismo se suelen utilizar imanes de ferrita o neodimio.
  • El diámetro de los imanes determina la amplitud del campo magnético.
  • El grosor por su parte, indica la fuerza de flujo del imán.

Es importante destacar que los imanes de biomagnetismo más grande no necesariamente tienen mayor potencia, ya que ésta se concentra mejor si son de menor tamaño. Lo que realmente determina la potencia es el grosor y el grado de magnetización. Sin embargo, para elegir correctamente un par de imanes para biomagnetismo, ya sabes que necesitas un mínimo de mil gauss. Si quieres saber más sobre la terapia, te recomendamos leer los demás artículos del blog.

 

Free WordPress Themes, Free Android Games